Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

Foro Asuntos de Vida: Los hombres vacíos y la cultura de la muerte

 

Los hombres vacíos y la cultura de la muerte

Kimberly Baker

30 de septiembre de 2011

La cultura de la muerte tan prevalente en la sociedad de hoy refleja el vacío y la desilusión que tan gráficamente se expresa en Los hombres huecos de T.S. Eliot. Este famoso poema describe un mundo de “hombres rellenos” que no viven plenamente la vida, que transitan por movimientos rutinarios a la espera del reino del sueño de la muerte”.La falta de esperanza en la cultura secular de hoy se pone en evidencia por la vida y relaciones familiares rotas o no existentes, una falta de urbanidad y cortesía común en la interacción social y complacencia en estilos de vida de derroche, sexo, comida y medios de comunicación como forma de escapar al vacío.

 

Como resultado de esta mentalidad que busca el placer, también hay un esfuerzo sistemático para suprimir y eliminar a los miembros más débiles y más vulnerables de la sociedad que presentan inconvenientes a otras personas y son vistos como una carga.Los esfuerzos legislativos para aflojar y abandonar las restricciones sobre el suicidio asistido, la eutanasia y el aborto son un resultado directo de la mentalidad que nos alienta a eliminar a las personas que nos causan inconvenientes o no son deseadas en nuestra búsqueda de placer.¿El resultado?:“hombres huecos” que tratan de mantenerse entretenidos en la marcha de la muerte.

 

Las gráficas imágenes del poema comparan al mundo de los hombres huecos con un “valle de estrellas moribundas”.Las estrellas moribundas de hoy son las vidas únicas que son despreciadas e ignoradas por quienes las consideran inútiles.A los padres se los motiva a ponerle fin a la vida en gestación que tenga “mala salud".  Si quienes tienen “mala salud” ya están presentes en el mundo, se les da la opción de terminar su propia vida para que no sean una carga a los demás.

 

Pero eliminar a los pobres e indefensos no resultará en más felicidad y comodidad; solo resultará en mayor temor y menos libertad.Cuando una categoría de seres humanos, tales como las personas por nacer, los ancianos o los enfermos son candidatos a ser eliminados, ¿qué podría impedir que otras vidas humanas sean consideradas menos valiosas o dignas de protección? ¿Cuáles son los criterios para estas decisiones?La eliminación e indiferencia de los pobres e indefensos solamente pone presión sobre los “sanos” para que trabajen más arduamente con el fin de probar que su vida vale y así ellos no sean también blanco de eliminación.

 

El Papa Benedicto XVI escribe en su encíclica  Spe salvi (Salvados en la esperanza) de 2007:“Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana” (n. 38).La capacidad de aceptar a quienes sufren, a los que son más débiles y más vulnerables, nos hace más humanos.El mismo Cristo demostró esta nobleza de corazón en su forma de tratar a los enfermos y a los miembros rechazados de la sociedad.

 

Con Cristo, ya no somos huecos ni vacíos; en cambio somos un pueblo de esperanza, y por tanto un pueblo de vida.No debemos quedarnos quietos ociosamente como los “hombres huecos” sistemáticamente crean una cultura hostil de vida en sus etapas más vulnerables.Cada día debemos esforzarnos por contrarrestar estos esfuerzos dando testimonio de la dignidad y valor de cada persona.

 


Kimberly Baker es asistente ejecutiva para el Secretariado de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.  Para más información sobre las actividades pro vida de los obispos, visitewww.usccb.org/prolife.

 



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue