Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  

Esquemas de lecciones

Ciudadanos fieles: Esquemas de lecciones para escuelas de primaria - Introducción
Esquema de lección A - Escuelas de primaria
Esquema de lección B - Escuelas de primaria
Esquema de lección C - Escuelas de primaria
Esquema de lección D - Escuelas de primaria
Esquema de lección E - Escuelas de primaria
Esquema de lección F - Escuelas de primaria
.
 

Esquema de lección C - Escuelas de primaria

 

Tema: Evitar el mal y hacer el bien

Materiales necesarios

  • Hojas grandes de papel (o tablero blanco) y marcadores. Quizás quiera escribir con antelación las citas de Ciudadanos fieles en las hojas de papel
  • Biblia, colocada reverentemente, y vela, si es posible
  • Hojas en blanco
  • Crayolas o lápices de colores

Reuniéndose

El primer objetivo de la primera actividad es crear un ambiente de bienvenida y hospitalidad. El segundo objetivo es comenzar la sesión partiendo de la experiencia humana del niño, es decir, con la "historia" del niño. La Biblia, junto a una vela, debería estar colocada en el salón en una posición reverente y de privilegio. Reúnanse alrededor de la Palabra para la oración.

Comience la sesión recordando a los estudiantes que en las sesiones previas dialogaron acerca de cómo Dios les da el don especial de la conciencia y que la orientación que les dan sus padres y maestros los ayudan a diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal, de forma que puedan ser discípulos que ponen la fe en acción en el mundo.

Dígales que van a comenzar hoy con una actividad. Pídales que levanten su mano derecha. A continuación, pídales que levanten sólo la mano izquierda. Pídales que le digan porqué nos son tan útiles las manos. ¿Cómo les ayudan las manos a hacer diferentes cosas? Pregúnteles si creen que la vida sería más difícil si sólo pudieran usar una mano. Puede pedir voluntarios para que demuestren a la clase lo difícil que sería hacer diferentes cosas sólo con una mano. Por ejemplo, usar un sacapuntas, abrir una barra de pegamento, amarrarse los zapatos, etc. Explíqueles que hoy van a aprender dos maneras de vivir nuestra fe, las dos muy importantes y que se complementan, como nuestras dos manos.

Oración inicial

Invite al grupo a la oración. Después de un momento de silencio, recite estas palabras o similares:

Oremos.
Espíritu de vida,
Te damos gracias por habernos llamado a ayudar a quienes están a nuestro alrededor.
Ayúdanos a mejorar el mundo que nos rodea lo mejor que podamos.
Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Pida a los estudiantes que se sienten. El catequista toma la Biblia de donde está colocada reverentemente y proclama la lectura. Asegúrese de marcar la lectura con antelación.

Lectura bíblica y diálogo de fe

El catequista pasa a esta actividad diciendo que, en la lectura que van a escuchar, Jesús da un consejo importante a un joven que quiere ser un buen discípulo.

Proclame la lectura (Mateo 19:16-21):

Lectura del Evangelio según san Mateo…

Pregunte a los niños: "¿Qué escucharon en esta lectura?"

Después de las primeras respuestas de los niños, lea de nuevo la lectura.

Lectura del Evangelio según san Mateo…

  • ¿Qué mandamientos dice Jesús que son importantes?

Averigüe cuantos mandamientos se saben los niños. Escríbalos en una hoja grande de papel o en el tablero.

  • ¿Es fácil o difícil para ustedes seguir los mandamientos que nombraron?
  • ¿Qué nos dicen los mandamientos acerca de cómo deberían ser tratadas las personas en nuestra sociedad?
  • ¿Qué dicen en particular acerca de cómo deberíamos responder a la situación de las personas débiles y vulnerables de nuestra comunidad?

Lectura de Ciudadanos fieles y diálogo

El catequista pasa de la reflexión sobre la Sagrada Escritura al diálogo acerca de la enseñanza de la Iglesia. Primero lea el párrafo 22.

"Hay cosas que nunca debemos hacer, ni como individuos ni como sociedad, porque estas son siempre incompatibles con el amor a Dios y al prójimo. Tales acciones son tan profundamente defectuosas que siempre se oponen al bien auténtico de las personas. Estas acciones se llaman "actos intrínsicamente malos". Estos siempre se deben rechazar y ser objeto de oposición y nunca se deben apoyar o aprobar. Un ejemplo claro es quitar intencionadamente la vida de un ser humano inocente, como es el caso del aborto y la eutanasia."

Pregunte a los niños:

  • ¿Qué están diciendo los obispos?

Ayude a los niños a entender que como católicos, si vemos que está pasando algo malo, estamos llamados a intentar detenerlo. Quizás quiera también ayudar a los niños a entender que los obispos están hablando de acciones "profundamente defectuosas" que siempre están mal, como es matar a otra persona. Los obispos llaman a estos actos "intrínsicamente malos".

  • ¿Cuáles son algunos ejemplos de acciones malas que siempre deberían intentar evitar que sucedan?

Escriba sus respuestas en un lado, o columna, de una hoja grande de papel o en el tablero. Algunas respuestas podrían ser: cuando alguien intenta lastimar a otra persona, cuando alguien tira la basura a la calle o poluciona el medio ambiente, etc. Si los estudiantes son lo suficientemente mayores como para entender algunas de las cuestiones que mencionan los obispos en los párrafos 22 y 23, entonces les puede pedir que mencionen algunas de estas (e,g. el aborto, la guerra, etc.).

A continuación, léales el párrafo 24, diciéndoles que los obispos también dicen que debemos:

". . . abrirnos los ojos al bien que debemos realizar, es decir, a nuestro deber positivo de contribuir al bien común y de actuar solidariamente para con los necesitados."

Pregunte a los niños:

  • ¿Qué están diciendo los obispos?
  • ¿Qué buenas acciones deberían hacer ustedes para ayudar a otras personas si es que ustedes quieren amar a Dios y a su prójimo?

Escriba sus respuestas en el otro lado, o columna, de la hoja grande de papel o en el tablero. Sus respuestas probablemente describirán cómo ayudar a otras personas. Si los estudiantes son lo suficientemente mayores, entonces también les puede pedir que nombren algunas de las cuestiones que se mencionan en los párrafos 24 y 25 (asegurarse de que todos tienen alimentos y vivienda, respetar los derechos humanos, etc.).

Termine leyendo del párrafo 24:

"Tanto oponerse al mal como hacer el bien son obligaciones esenciales."

Explique a los niños que se nos pide que detengamos el mal que sucede a nuestro alrededor y que busquemos cómo hacer el bien. En la lectura del Evangelio, escuchamos tanto mandamientos "negativos" acerca de lo que no deberíamos hacer ("No matarás"), como mandamientos "positivos" acerca de lo que deberíamos hacer ("Ama a tu prójimo"). Tanto evitar el mal o detener acciones malas, como hacer el bien es muy importante para los cristianos. Son dos maneras de actuar que son necesarias para que seamos buenos cristianos, así como necesitamos tanto nuestra mano derecha como la izquierda para poder llevar a cabo ciertas actividades, como las que mencionamos al principio de la clase. Explique a los niños que, como católicos, tenemos la responsabilidad de cuidar de los demás, especialmente de quienes son débiles y vulnerables en nuestra sociedad. Pregúnteles:

  • Mencionen algo malo que les haya sucedido a las personas más débiles de nuestra sociedad y que deberíamos intentar detener o prevenir.
  • Mencionen algo bueno que debamos hacer, como sociedad, para asegurarnos que los débiles y los pobres sean protegidos.

Pida a los niños que tracen el contorno de sus dos manos en una hoja de papel. Dígales que escriban o dibujen dentro del contorno de una mano 3 cosas malas a las que se intentarán oponer para así amar mejor a Dios y a los demás. En la otra mano, dígales que escriban o dibujen 3 cosas buenas (que vayan más allá de lo que ya están haciendo) que intentarán hacer para amar mejor a Dios y a los demás.

Oración final

Reúna a los estudiantes para la oración. Pídales que extiendan sus dos manos hacia delante, mientras que usted recita la siguiente oración final.

Oremos. (Pausa).
Padre, creador nuestro, tú nos has dado dos manos para que podamos ayudar a los demás.
Te pedimos que nos ayudes tanto a oponernos al mal, como a hacer el bien, para que así podamos amarte a ti y a nuestro prójimo de la mejor manera posible.

Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un Dios, por los siglos de los siglos. Amén.



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue