Print | Share | Calendar | Diocesan Locator
|   Go to English versionIN ENGLISH
FOLLOW US  Click to go to Facebook.  Click to go to Twitter.  Click to go to YouTube.   TEXT SIZE Click to make text small. Click for medium-sized text. Click to make text large.  
 

Arzobispo Aymond Ofrece ‘10 Maneras En Que El Vaticano II Moldea La Iglesia De Hoy’

 
October 1, 2012
WASHINGTON—La Iglesia Católica marca el decimo quinto aniversario de la apertura del Concilio Vaticano Segundo por el Beato Papa Juan XXIII el 11 de Octubre. El Concilio operó desde 1962 – 1965, produciendo 16 documentos en el curso de cuatro sesiones. Mas de 2,000 obispos de todo el mundo participaron. El Concilio presentó grandes reformas y se encuentra entre los eventos más significativos del siglo XX.
         Para honrar este aniversario, y a la vez el vigésimo aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica, el Papa Benedicto XVI hizo un llamado al Año de la Fe, comenzando el 11 de Octubre y finalizando el 24 de Noviembre, 2013, para fortalecer la fe de los católicos y atraer el mundo a la fe con su el ejemplo. El Arzobispo Gregory Aymond de New Orleans, presidente del Comité de Culto Divino ofrece “10 maneras en que el Vaticano II moldea la Iglesia hoy” para asistir a los católicos a apreciar el Concilio y como esta relacionado al Año de la Fe:
         1. El Vaticano II presentó una visión renovada de lo que significa ser la Iglesia. El documento del Concilio Lumen Gentium sobre la naturaleza de la Iglesia, llamó a la Iglesia una luz para el mundo y la fuente de la salvación. El documento Gaudium et Spes sobre la Iglesia en el mundo moderno dijo que la Iglesia comparte las alegrías y sufrimientos del mundo. Ambos documentos se refieren a la Iglesia como el Pueblo de Dios, reflejando una nueva apreciación de laicos que emergieron repetidas veces en el Concilio.
         2. Llamó a la eucaristía la fuente y la cumbrede la fe. El documento del Concilio en la liturgia, Sacrosanctum Concilium, describe la Santa Comunión como la fuente principal de la gracia de Dios para los católicos. En la Eucaristía, los católicos encuentran a Cristo en persona. De esta manera, es verdaderamente la base de la Iglesia.
         3. Reformó la liturgia. Los cambios en la Misa, quizá la reforma conciliar mas reconocida, promovió “la participación activa y total” que llevó a la traducción de la Misa en lengua vernácula o local, y la celebración como un dialogo entre el celebrante y la congregación.
         4. Indicó que cada católico es llamado a la santidad y a ser misionero. El documento sobre actividad misionera, Ad Gentes, expandió la visión de como la Iglesia evangeliza. Los misioneros dejaron de ser enviados sólo a lugares remotos del mundo para llevar las Buenas Nuevas; ahora todos los católicos juegan un papel en la evangelización a través de sus vidas.
         5. Enfatizó la importancia de la familia. Según Lumen Gentium, la familia es la “Iglesia Domestica”. Mientras la fe de la Iglesia crece en las parroquias, diócesis y naciones alrededor del mundo, ante todo está la familia. La familia es la que provee una base fuerte para cada creyente.
         6. Reformó la relación de la Iglesia con otros cristianos y otras religiones. En el Vaticano II, la Iglesia adopto un espíritu de respeto y dialogo hacia otras tradiciones de fe. Diálogos subsiguientes han construido puentes de entendimiento y fortalecido relaciones con cristianos ortodoxos, judíos, musulmanes, protestantes y otros.
         7. Promovió colaboración. El documento Christus Dominus fomentó el “compañerismo” o colaboración dentro de la Iglesia. Obispos, sacerdotes, religiosos y laicos todos trabajan juntos en una manera que no ocurría en el pasado. Los obispos colaboran a través de conferencias episcopales como la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos y en Conferencias Católicas estatales. El Concilio también fomentó a la subsidiariedad, por la cual la autoridad es dividida y las decisiones se toman al nivel apropiado.
         8. Actualizó a la Iglesia. Juan XXIII consideró al Vaticano II como una oportunidad para la renovación de cara a “los indicios de los tiempos que corren” y dijo que hizo un llamado al Concilio a abrir una ventana y dejar entrar aire fresco. Esto resulto en reformas que hicieron a la Iglesia más accesible al mundo moderno, como la Misa en lengua vernácula y dialogo con otros creyentes, y la apertura del Concilio se reflejó en la presencia de hombres y mujeres religiosos, laicos y hasta no-católicos entre sus observadores oficiales.
         9. …pero también regresó a la Iglesia a sus raíces. El Vaticano II reformo a la Iglesia a través de un enfoque de regreso a los principios básicos. Esto significó una renovada apreciación por las Escrituras, los Padres de la Iglesia y la restauración de tradiciones antiguas como el diaconado permanente y el proceso de múltiples pasos para los adultos que se integran a la Iglesia.
         10. El entonces Padre Joseph Ratzinger (ahora Papa Benedicto XVI) jugó un papel importante tras bambalinas. Los obispos en el Vaticano II fueron asesorados por teólogos talentosos. Entre estos asistentes, o periti, estaba Joseph Ratzinger, quien asistió al Cardenal Josef Frings de Colonia, Alemania. El Padre Ratzinger estuvo involucrado en la redacción de discursos, desarrollo de documentos y definición de la trayectoria general del Concilio.
         Más información sobre el Año de la Fe esta disponible en: www.usccb.org/beliefs-and-teachings/how-we-teach/new-evangelization/year-of-faith/index.cfm
---
Etiquetas: Año de la Fe, Vaticano II, Segundo Concilio Vaticano, Obispo Richard Malone, Evangelización y catequesis, USCCB, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, liturgia, Eucaristía, Misa, reforma, Iglesia Católica, mundo moderno
 
# # # # #
MEDIA CONTACT ONLY:
Norma Montenegro-Flynn
O: 202-541-3202



By accepting this message, you will be leaving the website of the United States Conference of Catholic Bishops. This link is provided solely for the user's convenience. By providing this link, the United States Conference of Catholic Bishops assumes no responsibility for, nor does it necessarily endorse, the website, its content, or sponsoring organizations.

cancel  continue